El sonido esquivo del alma

Yo pasé cuarenta años buscando la música dentro de mí. Ese sonido esquivo de mi alma. Ecos que retumban  dentro de uno. Y resultó que hay cosas por las que merecen la pena esperar. La música es una de ellas.

La música como las personas. Las hay tristes y alegres, desesperantes y desesperadas. Las hay complejas y sin complejos. Las hay que te llegan hondo, esas que echan el ancla en tu alma e incansables, de las que se te tatúan en tu piel a base de escuchar con tremenda existencia. Las que enamoran o las que odias por lo que supusieron en una vida anterior. Las que nacieron tras una borrachera o  del silencio de una iglesia. Las hay que envidias no haberlas escrito y tocado y, al contrario, de las que te arrepientes que el destino pusiera en tus dedos. Y por último las hay que te acompañarán siempre en este maravilloso, irrepetible, inolvidable y único  viaje que es la vida.

No permitáis que vuestra música muera dentro de vosotros. Sería como si un corazón dejara de latir. El ritmo, la melodía y la entonación depende de vosotros. Dejad que las notas vuelen a través de la partitura, realizando piruetas imposibles en vuestra mente. Convertíos en los directores de orquesta de vuestra propia sinfonía.

La música son sonidos esquivos de nuestras almas.

Os deseo a todos que escribáis muchas composiciones musicales de esas de las que siempre estarán, quedarán y permanecerán. Y recordad en esta vida quienes de verdad suenan y tienen luz propia son los seres humanos.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Acepto Más información aquí, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies