NOS ESTÁ PASANDO FACTURA.

Esto escribía ayer mi querida y admirada Vanessa. Coach e ilustradora. Su colaboración es uno de los regalos de este maldito virus.

Me gustó tanto que, en homenaje a ella, este relato y su título va dedicado a su persona.

Nos está pasando factura, el no poder abrazarnos, acariciarnos y besarnos.

Nos está pasando factura, la ausencia de los que se fueron, dejando nuestro corazón roto y el alma vacía.

Nos está pasando factura el consentir y no educar.

Nos está pasando factura dejar de trabajar por nuestros sueños para conseguir una subsistencia para la familia.

Nos está pasando factura la escupida hipocresía, la crisis de valores y la escasa humanidad latente en la sociedad.

Nos está pasando factura el no haber dicho un te necesito, un te perdono o porque no, un te quiero.

Nos está pasando factura pedir y a cambio no haber dado.

Nos está pasando factura el no cuidar a quien nos dio la vida. La madre naturaleza.

Nos está pasando factura ser criados de la avaricia y súbditos del dinero.

Nos está pasando factura el egocentrismo de los políticos y la privación de servicio a aquellos que los votaron.

Nos está pasando factura la vanidad, el orgullo y la soberbia.

Nos está pasando factura el tener y no ser.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Acepto Más información aquí, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies