Decía un diálogo de la película “Lección de Honor” que es el nombre que recibió esta, una vez traducida su título al español lo siguiente:
“Un buen profesor tiene poca historia propia que contar. Su vida pasa a otras vidas. Los profesores son los pilares de las estructuras más íntimas de nuestros colegios, son más fundamentales que las piedras o que las vigas, y siguen siendo una fuerza impulsora y una energía reveladora que nos guía en nuestras vidas”
El maestro es entrenador, guía, motivador y faro. El espejo donde el aprendiz se mira.
Sus poderes son la confianza, la Fe, la esperanza, la planificación, la seguridad, la comunicación, la observación y la escucha.
El formador es el salvavidas en medio del océano al que el estudiante se aferra, se agarra, se aguanta para salir a flote y respirar nuevamente sintiéndose vivo.
El éxito se sustentará en esculpir personas autónomas, resolutivas, independientes, responsables, creativas, respetuosas, honestas, recias, leales, fieles, generosas y bondadosas.
Educar en el amor es la única de las enseñanzas obligatorias en su plan de estudios.
No mide el éxito o el fracaso mediante, notas, calificaciones o puntuaciones, sino por el aprendizaje que se extrae de las lecciones que se imparten para convertirse en mejores seres humanos.
Te da ilusiones para desayunar, deseos para comer y sueños para cenar.
¡Gracias desde lo más profundo de nuestra alma por darnos alas para que seamos libres para volar!

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Acepto Más información aquí, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies